shep shop online marketing

LA PUBLICIDAD DE SEX SHOP

in MARKETING NEWS - NOVEDADES MARKETING/PORTADA by

En el mundo de la publicidad de sex shop, el erotismo y la sensualidad son un factor de enorme importancia.

Los productos sexuales por todos y todas conocidos, bolas chinas, lubricantes, preservativos, etc se anuncian, sobre todo, en la Red. Es el medio natural hoy en día, tanto para la promoción como para la distribución de productos eróticos. Las razones son claras: anonimato, diversidad de oferta y comodidad de compra.

LA PUBLICIDAD DE SEX SHOP

Un sexshop que quiera ofertas en cantidad los mejores juguetes eróticos y una completa sección de lencería sexy se muestra y anuncia mucho mejor en internet que en un espacio físico. Las webs o Sex Shop Online se articulan en secciones desde las que se pueden localizar muy fácilmente los productos según el deseo del comprador.

publicidad de sex shop5Los artículos más demandados son los lubricantes, las braguitas con vibración, los arneses y masturbadores femeninos, los masturbadores para hombre, las bolas chinas y los preservativos de última generación.Son webs que suelen actualizar a diario el contenido. Los pedidos se reciben en casa discretamente o se recogen en las oficinas de Correos o de empresas de envíos. Se suele pagar contra reembolso o con tarjeta.

Hay webs con almacén propio y otras que simplemente son intermediarios de otras más grandes. Un ejemplo de las primeras es http://www.sensualplanet.es/, muy conocida. Realmente es una ventaja y una garantía que tengan almacén propio pues en estos casos conocen bien los artículos que venden y responden mejor por ellos.

No obstante, es conveniente que en la publicidad o en la información del producto se deje claro que disponen del sello de Confianza Online, es la mejor forma de comprar con total seguridad. Internet ha revolucionado todo, pero este es uno de los sectores que más se ha visto sensibilizado. En cualquier caso parece que el erotismo está más de moda que nunca pues el sexo ha dejado de ser un tabú.

publicidad de sex shop4Las nuevas tiendas eróticas ofrecen sus productos a clientes cada vez más exigentes y el catálogo de productos ha de ser cuidadosamente presentado e informado. A los usuarios nos gusta saber, antes de comprar, cómo funcionan los productos y cual es su utilidad.  Ya no basta con descripciones genéricas. La imagen de marca es clave para destacarse en un mercado tan competitivo como este.

El mercado de los juguetes eróticos no ha hecho más que despegar. Al sector le espera un futuro prometedor con la irrupción de nuevos productos basados en la robótica, la Realidad Virtual, el 3D y otras novedades tecnológicas. Y ayuda mucho también el clima de emancipación sexual que definitivamente se ha instalado entre la población. Veremos que va pasando en el futuro.

PUBLICIDAD DE SEX SHOP – LOS PELIGROS DE LAS TRABAJADORES SEXUALES EN INTERNET

Lauren no podía permitirse citas anuladas. Una «combinación de belleza y cerebro, libre únicamente para aventuras», conforme pone en su sitio, había dedicado un tiempo y una energía inestimables a edificar su marca en la parte trasera de un currículo que incluía retratos en Penthouse. Había gastado miles en mantenimiento del sitio y fotografías profesionales, y muchos dólares americanos al mes en anuncios en la Guía Eros. 

Y había trabajado durísimo para esas críticas entusiastas, más de setenta en suma, publicadas por clientes on line en Erotic Review. No obstante, el golpe más apremiante en su bolsillo fue el resultado de una grave enfermedad autoinmune que requirió 8 cirugías a lo largo de un periodo de 6 años, un costo de muchos dólares americanos. Fue esta enorme factura la que cambió su carrera del modelaje al trabajo sexual primeramente. «Todo el dinero que hice se ha ido», afirmaba Lauren.  «Todo cuanto deseo hacer es adquirir una casa».

No solamente la dejaron sin los ingresos que aguardaba, sino asimismo le hurtaron las horas que podría haber utilizado para hacer dinero. «Cuando miras para arriba, es la primera cosa que brota», afirma.

Un sitio privado con fines de lucro, Ripoff Report publíca protestas anónimas sobre productos, negocios y también individuos, desde corporaciones multinacionales como Walmart hasta autónomos independientes como Lauren.

«La noche fue desapacible por decir lo menos», escribió un crítico anónimo. «No podría decirte cuánto negocio he perdido debido a esto», afirma Lauren. Tenía una cita de una hora que había tenido el año precedente en Houston. Ella vio que mientras que le daba los diez acordados, solo le había dado un 7 en «miradas». 

El hombre le afirmó que tuvo suerte de darle un puntaje tan alto, y después conminó con redactar otra reseña sobre «qué jodidamente fea» era. Pronto cumplió con esa amenaza, aseverando falsamente que había ido a otra cita con Lauren, dándole un tres por «miradas» y un cuatro por «desempeño». Ese siete para «miradas» arrastró su promedio, mas había amontonado suficientes puntajes de 10/10 durante los años a fin de que este valor atípico no acumulara su puntaje. «Tu reputación puede arruinarse en un momento», afirma Lauren, quien desde ese momento ha agregado un rango de tarifas de cancelación a su listado. 

Maxine Doogan recuerda haber recibido una llamada que le descubrió el futuro. RedBook fue lanzado en mil novecientos noventa y nueve por el programador de Mountain View Eric «Red» Omuro. De la misma manera que Craigslist, era un sitio básico compuesto por anuncios clasificados, RedBook se centró primordialmente en calificar el trabajo sexual. Estos mensajes, escritos por clientes, tenían la pretensión de atenuar ciertos peligros asociados con la carencia de protecciones legales en estas transacciones comerciales. 

«Los clientes nos trataban con sospecha, hacían muchas preguntas y deseaban compromisos verbales «, afirma. Mas alén de la creciente preocupación de las estafas de clientes en este sector virtual inexplorado, Doogan vio que las trabajadoras sexuales encaraban una nueva vulnerabilidad. Previamente, en la calle o bien en la sala de masajes, los trabajadores podían tener un sentido visceral de un usuario potencial ya antes de seleccionar de qué manera proceder. En verdad, antes que las reglas de la industria cambiaran a saludos on-line sin semblante, los trabajadores tenían formas de advertir si el usuario estaba en el nivel, un agente de la ley, o bien sencillamente malas noticias. 

«Eso es lo que ocurre cuando empiezas a ser la herramienta de aplicación ética en la publicidad», afirma Doogan. Las nuevas leyes dirigidas a las trabajadoras sexuales asimismo asistieron a distanciarse de la impresión como un gasto promocional. «Todos acostumbrábamos a tener anuncios en las páginas amarillas.»

«Con ese poder viene el control editorial. » En contraste a la era de la impresión, cuando los trabajadores escogen qué poner en sus anuncios, la información que los trabajadores pueden presentar está limitada por el equipo legal de Eros, lo que limita la manera en que pueden distinguirse unos de otros. » «No puedes utilizar ciertas palabras. » Debes poner tu altura, tu peso, tu color de pelo «, afirma Doogan. 

Este poder progresivo de un centro comercial promocional solitario y dominante no era lo que pensaba Maxine Doogan cuando recibió esa llamada telefónica sobre RedBook a fines de los años noventa. Las revisiones fueron la sección más popular de RedBook, y para Doogan, representaron un cambio de la industria de temporada que inclinó el poder de los trabajadores a los clientes. La solución de Elms a la aseveración de que era engañado, lo que podría representar que un trabajador tomó su dinero y se fue sin suministrar ningún servicio, o bien que no se veían precisamente como sus fotografías, o bien que no estaban prestos a hacerlo. 

Es un punto de vista controvertible en una industria donde, conforme el Sex Workers Outreach Project, sus trabajadores tienen cuatrocientas veces más probabilidades de ser asesinados en su trabajo que los trabajadores en otra carrera. No obstante, las trabajadoras sexuales, particularmente las nuevas, se sienten obligadas a emplear el sistema TER. Las señales de integridad, verosimilitud y fiabilidad se transmiten pues las recensiones no están contenidas en una red privada cerrada que solo unos pocos exclusivos puede examinar. El bajo costo de entrada y accesibilidad hacen que TER sea afín a Yelp, y más en donde la interacción trabajador-cliente se hace a puerta cerrada. Asimismo hay foros de discusión en los que uno puede «pasar el rato y ponerse al día con las últimas noticias, pero del mismo modo que RedBook, las críticas son un sorteo. 

La primera vez que Vanessa leyó una reseña de su cita con un usuario, se sintió abochornada. Era una forma de sentirse lícita, pese a de qué forma desgastaba su poder en el sitio de trabajo. afirma Vanessa «Todo el planeta sabe leer entre esas líneas». Del mismo modo que el usuario del R. Unido que le dio una evaluación de cinco-seis y afirmó que tenía noventa libras de sobrepeso. Ella luchó contra eso, probando su aspecto a un representante de TER sin semblante saltando por medio de sus aros, incluyendo tomar fotografías con exactamente la misma ropa que se puso en su lugar, mientras que mantenía notas como rehenes con la data, la hora… Irónicamente, fue una revisión parcialmente inocente, su número treinta y seis, recuerda, donde recibió un 10/9, que la llevó a su papel de liderazgo en un creciente movimiento de trabajadoras sexuales que optaron por dejar TER por siempre. Él había querido reservar tiempo con ella, y le afirmó, francamente, que estaba fuera de la urbe y que no estaba libre. 

Para detener esto, Vanessa contactó a TER para decirles que era una crítica falsa. Vanessa le solicitó a TER que solicitara al revisor que enviara una copia de su correspondencia por mail, o bien cualquier otra cosa para probar que se habían reunido. 

TER por último decidió sostener la revisión. «¡No eres mi chulo, no eres mi mánager!»  Vanessa fue a su perfil TER, copió las recensiones y las pegó en su sitio. Ella empezó a publicar sobre el percance en su cuenta personal de Twitter, así como una llamada a fin de que otros trabajadores asimismo copiaran y pegasen sus críticas. «Esa carta estaba escrita con mi nombre legal y una dirección precedente en la que vivía previamente», afirma Vanessa, quien interpretó estas acciones como amenazas. 

«Conminaron con exponer mi nombre legal en Internet si no dejaba de hablar de ellos en las redes sociales». Ella prosiguió estas preguntas con una petición de TER para suprimir su información de su sitio. En el tercer mes del año de dos mil dieciseis, abrió la cuenta de Twitter @FCK_TER_, que, conforme a su biografía, está «exponiendo la explotación, el ciberpimping, el acoso escolar, el hostigamiento y la especulación de las trabajadoras sexuales por la parte del establecimiento conocido como TER». El feed es una mezcla de comentarios sobre la industria, advertencias sobre clientes peligrosos, mofas guasonas sobre críticos desapacibles y retuits de los trabajadores que están interesados ​​o han eliminado su listado de TER. 

Para contrarrestar ese razonamiento, Vanessa sugiere amenazas redactadas legalmente o bien publicar información privada del usuario, acciones que semejan conseguir TER para apresurar el proceso de supresión.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com Para POSTS PATROCINADOS en otros de mis blogs consulta en https://paysuites.me/blogsdejohnnyzuri/

1 Comment

Deja un comentario